Este jueves, en la Casa Rosada, empezó el velorio de Diego Armando Maradona. Con protocolos y sumo respeto, el pueblo argentino despidió al más grande la historia: se espera la asistencia de más de un millón de personas. La familia espera enterrarlo hoy mismo en Bella Vista, al norte de la provincia de Buenos Aires.

Además de la familia y sus allegados, a la casa gubernamental se acercó el presidente argentino, Alberto Fernández, acompañado por la primera dama Fabiola Yañez y algunos funcionarios del gabinete nacional. El mandatario colocó sobre él una camiseta de Argentinos Juniors, club del que es hincha y de donde surgió Diego, y dos pañuelos blancos, símbolo de la lucha de los organismos de derechos humanos, mientras que la primera dama llevó un ramo de rosas rojas.

Tras permanecer varios minutos frente al cajón, el mandatario se fundió en un abrazo con la ex esposa de Maradona, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Gianinna, antes de regresar a su despacho presidencial. El miércoles, tras la confirmación de la muerte de la leyenda de 60 años, Fernández dio tres días de luto.

“Diego fue un jugador excepcional, estamos eternamente en deuda porque sólo nos dio alegrías. Cada vez que salió a una cancha fue para dejar todo por nosotros”, expresó el presidente argentino.

- Advertisement -